Welsh Pony en España.Yeguada Aires de Andalucía

Información

La YEGUADA AIRES DE ANDALUCIA está especializada en la cría de Welsh Mountain Pony Sección A, bajo unos estrictos criterios de selección fundamentados en tres pilares esenciales: La correcta conformación morfológica y funcional de los reproductores, un magnifico carácter y una adecuada formula de apareamientos con detallado estudio de su linaje (pedigree).

AIRESDEANDALUCIA BREITLING, semental castaño

LOS INICIOS

En 1.996, desechamos los ejemplares de Welsh Mountain Pony procedentes de Holanda que había adquirido años antes, sin pasaporte ni pedigree. Tras esta decisión se inician las gestiones para poder comprar e importar legalmente a España un lote de sementales jóvenes y yeguas inscritas en el Libro de Origenes de la raza, provenientes del País de Gales, Reino Unido, lugar geográfico del que es originaria este poni.

A través de un artículo publicado en la revista ECUESTRE por el gran aficionado al enganche y a los ponis welsh mountain, Pascual González Cervera, de Xirivella, Valencia, entro en contacto personal con él, con el fin de que me oriente en el objetivo referido de importar ejemplares galeses ya que el tenía en aquel momento un semental y dos yeguas de dicho origen. Pascual me recomienda como la persona en España más adecuada para realizar las gestiones de búsqueda y compra de ejemplares de calidad a la criadora inglesa de Welsh Pony – Sección B- afincada en Alicante, Susan Horey. Tras distintas conversaciones y encuentros, Susan decide que todo se debe hacer a través de un buen amigo suyo residente en Bala, Norte de Gales. La persona elegido no es otra que el gran criador y presentador gales, Colin Tibbey, propietario del mundialmente famoso afijo “LACY”, un personaje reconocido dentro del mundillo internacional del welsh y que está constantemente en contacto con criadores y jueces especialistas y con la realidad de la cría diaria.

Gracias a su gestión, desde aquellos ya lejanos años, tenemos en nuestra yeguada y a disposición de los aficionados españoles un elenco de ejemplares seleccionados de gran categoría, no solo en lo morfológico también por el aporte genético que supone.

A finales del siglo XX el ejemplar que destacaba por encima de otros en la raza era BLACKHILL PICALO 34102, alazán ruano, un semental que cuando estas letras escribo, lleva varios años obteniendo el primer puesto como líder de la clasificación del “In hand sire rating” ( 2004,2006,2008 y 2010), en su faceta de reproductor y por el resultado obtenido por sus hijos en exposiciones. Dicen de él :”que es la expresión del mejor movimiento que puede tener un poni, pero también que tiene un frente, una expresividad y un color de pelaje que cautiva” ( Dutch Journal 2007-J.De Rade-). Fue campeón de Royal Welsh con un año en su clase, y Campeón de Royal Welsh en 1.992 y 1.993, Campeón de su raza y sexo en la gran exposición del centenario de la WPCS 2002 y Campeón Internacional en Aachen (Alemania)2003, donde tuve la oportunidad de verlo por primera vez en vivo.

Blackhill Picalo, Campeón en International Welsh Show Aachen 2003, presentador Colin Tibbey. (Foto:R.de la Rosa)

La Yeguada Blackhill, propiedad de la familia Powell, es un claro representante de la cría y selección de un tipo de poni tradicional de la zona de las Montañas Negras de la frontera con Inglaterra (Black Hill), sus yeguas FS ( sin pedigree) de los años 1.950, ya causaban sensación entre quienes las veían, la evolución de su cría con productos inscritos y reconocidos han dado lugar a ejemplares de los más cotizados en el mundo del pony welsh mountain ( Subasta High Flyer.F.O.2009: LACY BUZBEE-12años-9.200 libras).

Haveford Bolero, nieto de Blackhill Picalo- Palomino-Joven semental de la yeguada Aires de Andalucia (Fotos:R.de la Rosa )

Aires de Andalucia Sherry, nuestro semental alazán ruano, hijo de Blackhill Picalo. (Foto:R.de la Rosa)

Precisamente era y es Colin Tibbey la persona que por delegación de sus propietarios - la familia Watkins- guiaba la vida de Blackhill Picalo en el mundillo de las exposiciones y de las montas de yeguas y demás. Quizás por esto, Colin decidió proponerme la adquisición de dos sementales hermanos de padre y madre, y nietos de Picalo. Tras informarme de sus características, no lo dudé ni un momento. Pîcalo es espectacular y el hijo de este, padre de los sementales jóvenes ofertados, LLANALYN ALAW 46339, también lo es, quién por línea materna tiene de abuelo a un hijo de otro de los grandes de la historia de la raza: GREDINGTON ANDREAS 22137 por Coed Coch Planed 2154, este último Campeón Royal Welsh 1.954, del que se dice fue“un pequeño semental de pequeña talla, bella conformación y un fantástico movimiento” (Dr.W.Davies) y cuya importancia en la cría estriba en haber producido una dinastía de yeguas de gran calidad y elegancia. También tuve en cuenta, que por línea materna, su abuelo es igualmente un renombrado ejemplar NERWYN CADNO 20671, por Coed Coch Barrog (1.979-2010), un Welsh Mountain pony que acaparó varios champiónship ( Great Yorkshire, Royal Lancashire, Stafford, Anglesey, Leicester and United Counties, así como Campeón de Royal Welsh 1987. La decisión estaba tomada, pues tenía con estas adquisiciones ejemplares de línea Coed Coch pura.

Catálogos del Stud GREDINGTON de Lord Kenyon (Archivo R.de la Rosa)

SEMENTALES FUNDADORES DEL ENCASTE

Los sementales jóvenes que son los fundadores de la YEGUADA AIRES DE ANDALUCIA en su época moderna han sido: LLANALYN CALENNIG 58029 y LLANALYN CORON y GOGLEDD 61584 , criados por las hermanas Davies, de capa torda el primero y blanco ( no pasó por fase torda ) el segundo. Corre finales del año 2.002 cuando esto ocurre.

LLanalyn Coron y Gogledd LLanalyn Calennig Fotos:R.de la Rosa

YEGUAS MADRES FUNDADORAS DEL ENCASTE

Una familia inglesa había adquirido a Susan Horey una preciosa yegua blanca, RIBBLEVALLEY MUSIC MAKER 124813 , que tenía una combinación casi perfecta de lo mejor de Coed Coch, Revel, LLwynan, Brierwood, etc, pero por una serie de circunstancias personales, decidieron venderla. Cuando me informaron de ello, comprobé sus orígenes y estudié sus líneas, sopese sus pro y contras, decidiendo que sí, que la compraba. Cuando la ví encontré una yegua de una gran tipicidad, carácter y magnifica madre. Music fue la primera reproductora fundacional de esta nueva etapa de la yeguada. Simultaneamente a la importación de los dos sementales jóvenes, adquirí dos yeguas jóvenes, de la misma yeguada: LLANALYN GWAR 131246 , prácticamente pura en líneas maternas Bengad y Revel, ypaternas las expresadas de Blackhill Picalo. LLANALYN DILYS 127395representó la posibilidad de incorporar la representante del flujo de dos líneas importantes en la raza: Por línea paterna a través de la yeguada Kimmel, su padre KIMMEL MIKADO 28242 aportaba sangre de Bengad, Revel y Clan y por la materna a través de LACY DELIA 91114, aportaba Gredington ( Lord Kenyon ) y la presencia de todos los pesos pesados de la línea Coed Coch ( Planed, Madog,Barrog,etc ) así como Polaris.

LOS PONIES DEL PAIS DE GALES.

Bajo esta denominación  genérica clasificamos un grupo de razas equinas vinculadas entre sí por un  origen geográfico común que por su diversidad morfológica y funcional  han obtenido por sus propios meritos un reconocimiento unánime en el panorama ecuestre mundial. La valoración y  popularidad de que gozan en los países hípicamente más avanzados acreditan el aprecio dado a su gran versatilidad funcional, indudable nobleza de carácter y al fruto de una esmerada selección genética llevada a cabo durante años. Como resultado nos encontramos con un conjunto de razas bien definidas y diferenciadas. Destaca de ellas su belleza, con una imponente presencia morfológica, con rasgos muy apreciados por su perfección, pero distintas entre sí, ahora bien,  muy similares  en cuanto a su capacidad de trabajo y funcionalidad. Es muy difícil si tenemos un mínimo de sensibilidad quedarnos impasibles ante la presencia de cualquiera de ellas. Su atracción no es fatal, al contrario, es beneficiosa en la más amplia concepción del término. Ante todo, es evidente que no nos deja indiferentes, por el contrario,  a muchos de nosotros nos resultan tan atractivas que nos convierten en seguidores incondicionales de las mismas. Estas variedades equinas comparten apellidos al incorporar al nombre su condición y su procedencia  estos son, los WELSH PONIES y COBS, équidos de distintas tallas y capas, poseedores de unas muy diferentes estructuras morfológicas corporales, pero todos ellos unidos por un mágico acontecer histórico que les ha permitido su preservación hasta nuestros días.

Ponis de Blaenau Stud, familia Greenow, en las Montañas Negras. Marzo 2010. ( Foto: R. de la Rosa )

País de Gales: Donde el caballo adorna los mitos.

La vinculación de CYMRUM – País de Gales – a la cultura celta configura la base del entronque cultural y antropológico con el mundo del caballo. Desde esa perspectiva podemos encontrar las primeras claves que nos dan luz acerca del desarrollo de estas peculiares razas caballares en un territorio tan agreste y singular como es el Oeste Atlántico de las Islas Británicas. Desde este enfoque cultural podemos entender la valoración que recibían estos animales en su vida cotidiana y justifican su incorporación como importante valuarte de su cultura, un icono indiscutible que lo convierten en protagonista de historias, leyendas, ritos y mitos, que se prolonga a cualquier manifestación de las bellas artes con un legado muy extenso y variado. Buena prueba de ello lo constituye la extensa colección de arreos y adornos esmaltados y de orfebrería que podemos contemplar en el Museo Británico, datados en la Edad del Bronce Final.

En el campo de las manifestaciones artísticas, el caballo tiene una gran importancia en la cultura de los pueblos del Occidente de las Islas Británicas, donde las tradiciones celtas se arraigan y mantienen con una gran fuerza a lo largo de los años hasta el punto de impresionar a los romanos que llegan a adoptar algunas de estas costumbres haciéndolas suyas. Este es el caso de lo ocurrido con la Diosa celta EPONA, divinidad representada asiduamente en compañía de pequeños caballos, y destacada protagonista de pinturas y esculturas del pueblo galés. En dichas representaciones hay quien quiere ver la figura de antiguos ponis de las montañas galesas en estos compañeros de la Diosa. La importancia que esta deidad alcanzó fue tal para el mundo antiguo que hasta los romanos la incorporaron con todos los honores a su Olimpo y a pocos escapa que los meritos para ello estaban fundamentados en su estrecha relación con el caballo.

Para la civilización celta, en cualquiera de sus asentamientos geográficos o territorios de expansión, los animales eran mucho más que meros alimentos o seres vivos sin interés. De la mano de relatos y leyendas, el mundo animal formaba parte de su universo cotidiano y próximo, constituyéndose en protagonista de multitud de historias. De entre todas, quizás destaque la que hace referencia a los caballos blancos que en sus lomos transportaron al otro mundo a Oisin y Lanval, otra posible prueba de la antigüedad de los pequeños caballos blancos galeses.

Concurso de private driving en Royal Welsh Show 2010. Welsh Mountain Pony.(Foto R. de la Rosa)

Recurriendo a los ritos de transito, caballeros y druidas se lanzan a la aventura de luchar por la purificación de sus almas. Muchos son los relatos que nos muestran las gestas de jóvenes nobles que van en pos de la aventura divina, viajan y luchan por el noble fin que representa la busca del Grial. También las tierras de Gales nos dejan ver a un Perceval en busca del don que vencerá a la muerte y el tiempo, dando paso, con posterioridad cronológica a las peripecias de los caballeros de la Tabla Redonda.

 

El País de Gales, tradición rural y ganadera.

La de los Galeses ha sido una lucha constante por mantener su identidad cultura y su fuerte vínculo con el mundo celta, frente a sus vecinos más fuertes y dominantes: los ingleses, con quienes fueron tradicionales sus constantes enfrentamientos.

Lengua, literatura, música, linajes familiares y un fuerte vinculo con el medio que les rodea – gran parte de las reservas y parques naturales de Gran Bretaña se encuentran en suelo Gales – y sus recursos agrícolas y ganaderos, son algunos de los cabos que le han permitido permanecer fuertemente unidos a su pasado.

Foto.R.de la Rosa
Hijo de Blackhill Picalo, Campeón Joven Internacional Aachen, PINEWELL BUCKS FIZZ

Paisajes eminentemente agrícolas y ganaderos, una naturaleza donde el verde es exuberante, donde se prodigan los lagos, los ríos y los arroyos que beben de aguas cristalinas nacidas en sus montañas, potencian la existencia  de muchos núcleos familiares dispersos en granjas a lo largo y ancho de toda su geografía. La ganadería es su recurso económico más importante: ovejas, terneros y ponis representan los pilares de dicha actividad.

Fotos:R.de la Rosa

El mundo del caballo encuentra en el País de Gales, multitud de explotaciones llamadas Stud –yeguadas-, donde familias enteras se suceden en la cría y selección de ejemplares, más con el empeño de preservar una tradición familiar que de generar un negocio pujante. Los galeses viven y sienten el caballo desde sus primeros días de vida y gran parte de los actos populares y festivos incorporan a estos animales en sus representaciones.

El Dragón Rojo y los ponis y cobs.

La imagen que jalona la enseña del País de Gales es un Dragón Rojo, símbolo de gran proyección y que denota lo mágico de gran parte de la cultura y vida cotidiana de los galeses. Figuras de unicornios blancos – gran número de ejemplares Welsh Mountain Pony son extremadamente blancos en su capa – con esbeltas princesas envueltas en brumas de ensueño, configura otra de las imágenes de los mitos nacidos en estas tierras.

Fotos: R. de la Rosa

Entre dragones y caballos, como impregnados por la magia del Gran Merlín y objeto de culto y dedicación por los caballeros de la tabla redonda, los welsh ponis y cobs han desarrollado a través de los años, una gran fortaleza tanto de carácter como de resistencia física. Su lucha contra las inclemencias naturales le han curtido en la adversidad y le han dotado de medios para poder sobrevivir. Su rusticidad y su siempre practica utilidad les ha convertido en unos cotizados ejemplares equinos, que han sido exportados a muy distintos lugares del mundo donde hoy constituyen pilares básicos de sus actividades hípicas, sobre todo, en el campo de la iniciación de los niños y jóvenes. Tras esta realidad encontramos un largo periplo donde han sido puestos a prueba y demostradas sus reconocidas cualidades para el deporte, el paseo, el enganche y en gran medida, por ser una excelente montura para niños – en el caso de los ponis - y para adultos - en el caso de los cobs -. El interés despertado entre los aficionados de muy diversos lugares del mundo les ha permitido salir de los prados de los bellos valles y las negras y frías montañas del País de Gales.

Semental palomino LITTLEWERN LARKI. Temporada 2011 . Foto: R.de la Rosa

Cuando el Mito se hace historia.

El reflejo de una cultura ganadera y agrícola de miles de años, impregnadas como hemos señalado ya de mitos y leyenda, pero sobre todo influenciada y forjada en las realidades de su peculiar territorio, los ponis y cobs galeses han sobrevivido a muchos avatares y cambios, a leyes y guerras, a filias y fobias, a modas y querencias. Los Welsh Mountain Pony, los Welsh Pony y los Cobs, han constituido un pilar básico en el desarrollo económico y social de su territorio de origen, y forman parte por meritos propios de la tradición y de la identidad de estas tierras y del sentimiento de sus gentes.

 

El éxito de la selección y cría equina llevada a cabo sobre los ejemplares autoctonos galeses estriva principalmente en su clara busqueda de la  utilidad funcional. Desde un inicio de meros animales de carga en las minas y de maquinaria agricola para la labranza, la claridad de idea y la adecuación a las demandas actuales los han convertido en un atractivo grupo de razas de ponis y cobs, imprescindibles en competiciones nacionales e internacionales de muy diversas disciplinas.

Yeguas de AIRES DE ANDALUCIA. Temporada 2010. (Foto: R. de la Rosa )

Muchos son los textos que hacen conjeturas - mezcla de testimonios reales con leyendas – acerca de sus orígenes y su devenir a través de los tiempos. No obstante, parece evidente su presencia, con una apariencia muy similar a como son conocidos hoy día, durante el periodo de la Era de Bronce, y lo prueba la variedad de piezas de este metal encontradas al Norte de Gales, donde las distintas medidas de embocaduras, cabezadas, cubrecascos, adornos, etc, reflejan la existencia de cabalgaduras de muy diversas alturas.

 

Con el Rey Hywel Dda –910-950- se consiguió la unificación del País de Gales, se codificaron sus leyes y costumbres – una serie de leyes jurídicas, religiosas e históricas registradas en las “Laws of the Hywel Dda”, otorgando protección a los bardos, que serían los propagadores de la cultura galesa. Estas leyes compiladas iniciaron un código que permanecería durante seis centurias rigiendo en este territorio, pero la importancia que tiene este texto para nosotros radica en la descripción que hace de tres tipos de caballos: Palfrey, caballo o poni de montar; el Rowny o Sumpter, caballo de utilidad o trabajo y el Equus Operarius,destinado para el tiro de carros.

 

Las constantes guerras motivan que el caballo sea más considerado en los campos de batalla. A la robustez necesaria deben unir la corpulencia y envergadura, cualidades morfoestructurales que no poseen los ponis, esos designios le preservan en gran medida de las grandes matanzas bélicas, lo que da lugar a una crianza más pausada y con menor número de ejemplares en el poni de las montañas –Welsh mountain pony Sec.A – y en el Welsh Pony –Sec.B-. Sin embargo, el Welsh Pony de tipo Cob – Sección C- y el Welsh Cob –Sec.D- fueron objeto de gran selección para esos menesteres y sufrieron por eso una gran merma de sus efectivos.

Yeguas y potros de AIRES DE ANDALUCIA. Temporada 2008. ( Foto: R.de la Rosa )

La aportación de sangre del Caballo Árabe consolidaría su condición de equino de silla en cualquiera de estos tipos autóctonos. Se trata de bellos ejemplares de esta procedencia repatriados por caballeros cruzados tras la finalización de las contiendas militares.

Sangre Española.

Como en otros animales de gran prestancia de origen británico, - perros de tipo spaniels o el pointer- , la influencia de unos ancestros de origen español están más que demostrados. Como en estos casos, en el de las razas equinas que ahora nos ocupan, encontramos igualmente la hipótesis de que sean caballeros cruzados de retorno a su tierra los que aportando caballos de procedencia ibérica influenciaran enormemente en la cría y evolución de los originarios de la Isla.

 

El Doctor Wynne Davies, uno de los más profundos conocedores de la raza desde sus orígenes hasta nuestros días, recoge en su obra: Welsh Ponies and Cobs”, londres 1997, un relato donde en síntesis nos indica que en el año 1188 de vuelta de las cruzadas, Baldwin Arzobispo de Canterbury acompañado por Giraldus Cambrensis, Archiduque de Brecon, realizan un viaje por Gales de resulta del cual este último escribió su famoso “Itinerary Through Wales” y su “Description of Wales”. En el medio Gales, área de Powys, Giraldus nos dice encontró que muchos de los excelentes studs cruzaban sus ejemplares con un fino ejemplar de caballo español adquirido por Robert de Belesme, Conde de Shrewsbury, destacando en sus ejemplares resultantes de este cruce el influjo de dicho semental, visto en su remarcada figura, su realce físico y la excelente proporción de sus formas, entre otras cualidades a destacar.

 

Por la unión de este semental español con las hembras Welsh Mountain Pony, dieron lugar al legenderio  “Powis horse”, el Welsh Cob, muy utilizado por el ejercito inglés durante muchísimos años por sus inmejorables facultades para la guerra.

Potros de la temporada 2010. ( Foto: R. de la Rosa )

Hacia un futuro consolidado.

Se han cumplido ya más de cien años de concienzuda selección en aplicación del concepto moderno de cría caballar, sobre los ponis y cobs del País de Gales. Aptos para muy diversas facetas del deporte hípico, los encontramos concursando en saltos, doma clásica, enganches, completo, la marcha, etc. La fortaleza de sus formas, elegantes pero denotando aún un cierto grado de rusticidad que le hacen particularmente atractivos, la elegancia de sus aires y lo práctico de su andadura; la fortaleza física de que hacen gala, similar a la mítica fuerza del dragón, nos remonta a tiempos pretéritos donde eran los artífices de los trabajos duros y objeto por ello de una implacable selección.

Yegua y semental concurso GLASNUCK SHOW 2010.(Fotos:R.de la Rosa)

Las razas equinas galesas que traemos a estas páginas se amparan en el más puro y estricto estilo ecuestre que emana de la tradición británica. Podemos admirar a los ponis del País de Gales por su sencilla elegancia y  antes que nada por su nobleza con los humanos. Es por ello, que estos equinos representan dentro del amplio espectro de la cría caballar del mundo, uno de esos eslabones imprescindibles en el desarrollo del mundo hípico que engancha al jinete desde muy temprana edad, y que, poco a poco, conforme avanzan en madurez y experiencia, colocan su montura bajo las distintas secciones con que cuentan las razas.

Variedad para todos los públicos.

Bajo la denominación de “Welsh ponis y Cobs” podemos encuadrar las secciones que son reconocidas por la Welsh Pony and Cob Society- WPC -, bajo cuyos criterios y designios se rigen la cría y selección a nivel mundial, junto a las sociedades nacionales afines.

Antigua sede la WPCS

Stand movil de la WPCS

Sección A: El Pony Welsh Mountain

Semental Negro factor crema, CARRBANK MYRRDIN, reproductor de la Yeguada ( Foto:R. de la Rosa )

Criados en las montañas y en las regiones salvajes de Gales durante generaciones, su reconocida belleza no significa que sean un simple juguetito. Los siglos de la ‘supervivencia del más fuerte’ han asegurado que tengan una sólida constitución, unas extremidades duras como el hierro y una gran inteligencia, lo que combinado con el legendario temperamento galés, los convierte en el pony infantil ideal de hoy en día. Se utilizan para montar y para el tiro por todo el mundo; tanto en casa, como el frío de Canadá o Suecia, o en el corazón de África o Australia. El Welsh Mountain tiene la cabeza corta, con orejas pequeñas y puntiagudas, ojos grandes y vivos, y frente ancha. La mandíbula es de corte limpio, estrechándose hasta un hocico pequeño. La silueta puede ser cóncava o tener forma de plato, nunca convexa o demasiado recta. El cuello es largo y de buen porte, con hombros que terminan en una cruz bien definida. Posee miembros bien cuadrados, rectos y con cascos tupidos y redondos. La cola la lleva en alto y con alegría. Sus movimientos son rápidos, libres y directos desde el hombro, con las rodillas y corvejones bien flexionados, y con poderosas zancadas justo debajo del cuerpo. Su alzada no debe sobrepasar los 12 h.h. (121,9 cm). Descripción Detallada Carácter general . Robustos, briosos y con características de pony

Sementales en Glasnuck Show 2010

Color Cualquier color, salvo píos y pintos.

Cabeza Pequeña, de corte limpio, con buenas proporciones y estrechándose hacia el hocico. Ojos Vivos. Orejas Bien situadas, pequeñas y puntiagudas, en lo alto de la cabeza, proporcionalmente juntas. Ollares Prominentes y abiertos. Mandíbula y garganta de corte fino y limpio, con abundante espacio en el ángulo de la mandíbula. Cuello Largo, de buen porte, y algo delgado en las yeguas, pero con tendencia a ser muy musculoso en los sementales maduros.

Hombros Largos e inclinados hacia atrás. La cruz es algo fina, pero no "picuda". El húmero, vertical para que las manos no se sitúen debajo del cuerpo. Manos Bien cuadradas y niveladas, y sin que se junten en los codos. Antebrazos largos y fuertes, y rodillas bien desarrolladas. Hueso recto y corto debajo de las rodillas. Espolones curvos y largos en proporción. Pies redondeados y bien formados. Cascos tupidos. Espalda y lomo Musculoso, fuerte y bien unido.

Contorno Profundo. Costillas de buena constitución. Cuartos traseros. Los corvejones son grandes, planos y limpios, con algunas prominencias, pero no deben mirar ni hacia dentro ni hacia fuera. Las patas traseras no deben estar muy dobladas. El corvejón no debe sobrepasar la línea que se forma entre maslo y el menudillo. Espolones curvos y largos en proporción. Pies redondeados y bien formados, con cascos tupidos.

Acción. Sus movimientos serán rápidos, libres y directos desde el hombro, con las rodillas y corvejones bien flexionados, y con poderosas zancadas justo debajo del cuerpo.

Sección B: El Pony Welsh

La descripción general del Pony Welsh Mountain se puede aplicar también al Pony Welsh, haciendo más énfasis en sus cualidades como pony de silla, junto con su auténtica calidad galesa. Estos ponis fueron, durante generaciones, el principal medio de transporte de los granjeros de las montañas, con los que conducían las ovejas y los ponis salvajes a través del duro y montañoso terreno. Tenían que ser robustos, equilibrados y de supervivencia fácil, lo que aseguraba que solo los mejores se usasen para la cría. Estas cualidades, junto con su habilidad innata para el salto, y el temple de sus antepasados, los ponis Welsh Mountain, hacen que el pony Welsh sea insuperable en cualquier disciplina que elija su joven jinete. Hoy en día se encuentran entre los mejores ponis de montar, tanto en competiciones de ejecución, como en pista. Su alzada no debe sobrepasar los 13,2 h.h. (137,2 cms).

Descripción Detallada

La descripción general de los ponis de la Sección A es aplicable a los de la Sección B, aunque el pony de la Sección B se describirá como un pony de montar, con la energía adecuado para la monta, esqueleto y fundamentos necesarios, resistencia y constitución, y con temperamento de pony. La Sección C es el Pony Welsh tipo Cob, y la Sección D el Welsh Cob. Su principal diferencia se encuentra en el tamaño: los ponis de la Sección C no sobrepasan los 13,2 h.h. (137,2 cms), mientras que los D son más grandes.

Descripción Detallada

Carácter general.

Robustos, briosos y con características de pony. Color Cualquier color, salvo píos y pintos. Cabeza Pequeña, de corte limpio, con buenas proporciones y estrechándose hacia el hocico. OjosVivos. Orejas Bien situadas, pequeñas y puntiagudas, en lo alto de la cabeza, proporcionalmente juntas. OllaresProminentes y abiertos. Mandíbula y garganta De corte fino y limpio, con abundante espacio en el ángulo de la mandíbula. CuelloLargo, de buen porte, y algo delgado en las yeguas, pero con tendencia a ser muy musculoso en los sementales maduros.

Hombros Largos e inclinados hacia atrás. La cruz es algo fina, pero no "picuda". El húmero, vertical para que las manos no se sitúen debajo del cuerpo. Manos Bien cuadradas y niveladas, y sin que se junten en los codos. Antebrazos largos y fuertes, y rodillas bien desarrolladas. Hueso recto y corto debajo de las rodillas. Espolones curvos y largos en proporción. Pies redondeados y bien formados. Cascos tupidos. Espalda y lomo Musculoso, fuerte y bien unido.

Contorno Profundo. Costillas De buena constitución.

Grupo de Welsh Pony . Sec.B- en Royal Welsh Show

Cuartos traseros. Los corvejones son grandes, planos y limpios, con algunas prominencias, pero no deben mirar ni hacia dentro ni hacia fuera. Las patas traseras no deben estar muy dobladas. El corvejón no debe sobrepasar la línea que se forma entre maslo y el menudillo. Espolones curvos y largos en proporción. Pies redondeados y bien formados, con cascos tupidos.

Acción Sus movimientos serán rápidos, libres y directos desde el hombro, con las rodillas y corvejones bien flexionados, y con poderosas zancadas justo debajo del cuerpo.

Sección C: El Pony Welsh tipo Cob

El Pony Welsh tipo Cob, Sección C, es igual que Pony Welsh, pero más fuerte y con sangre Cob. Recientemente se ha reconocido su gran valía como animal de doble utilidad, y su número ha ido creciendo en concordancia. Activos, de paso firme, y robustos, son ideales para infinidad de propósitos, tanto para adultos como para niños. Como todas las razas de Gales, son saltadores natos, y también sobresalen en el tiro. De hecho, son pocas las cosas para las que no se pueden usar. Su alzada no debe sobrepasar los 13,2 h.h. (137,2 cm).

Sección D: El Welsh Cob.

Descrito, y con razón, como "el mejor animal de monta y tiro del mundo", el Welsh Cob se ha criado a lo largo de muchos siglos por su valentía, afabilidad y su capacidad de resistencia. Sus características principales son su gran fortaleza, robustez y agilidad. La cabeza muestra gran calidad, con carácter de pony, ojos vivos y prominentes, frente ancha y limpia, y orejas bien situadas. El cuerpo ha de ser profundo, sostenido por miembros fuertes con articulaciones “resistentes” y con gran cantidad de hueso plano. Los movimientos deben ser rectos, libres y poderosos. Las rodillas deben estar flexionadas y desde ahí se extenderá lo máximo posible toda la mano desde el hombro, con los corvejones bien flexionados, para conseguir así un levantamiento poderoso. El Welsh Cob es un buen caballo de caza, y un muy competente competidor en cualquier deporte de competición. Recientemente ha tenido mucho éxito en el mundo del tiro internacional. Sus habilidades en cualquier campo están ahora totalmente reconocidas por todo el mundo. Su alzada debe ser superior a 13,.2 h.h. (137 cm). Sin tope límite.

Descripción Detallada de las Secciones C y D Carácter generalFuerte, resistente y activo, con carácter de pony y con el máxima espíritu posible. ColorCualquier color, salvo píos y pintos. CabezaCon buenas características y con carácter de pony. Los aspectos más censurables son una cabeza tosca y una nariz romana. OjosVivos, prominentes y bien separados. OrejasLimpias y bien situadas CuelloLargo y de buen porte. Algo delgado en las yeguas, pero con tendencia a ser muy musculoso en los sementales maduros HombrosFuertes pero inclinados hacia atrás. ManosBien cuadradas y no vueltas hacia dentro en los codos. Antebrazos largos y fuertes. Rodillas bien desarrolladas con mucho hueso. Espolones curvos y largos en proporción. Pies bien formados. Cascos tupidos. En climas duros, se admite una pequeña cantidad de cerneja, pero se rechaza el pelo grueso e hirsuto. Tronco Espalda y lomo musculoso, fuerte y bien unido. De pecho profundo y con buen costillaje. Cuartos TraserosLargos y fuertes. No se aceptan cuartos irregulares o caídos. Cola bien situada. Patas traserasMuslos fuertes y musculosos. Corvejones grandes, planos y limpios, con algunas prominencias, sin que estén vueltos ni hacia dentro ni hacia fuera. Patas traseras no muy dobladas. El corvejón no debe sobrepasar la línea que se forma entre maslo y el menudillo. Espolones curvos y largos en proporción. Pies bien formados, con cascos tupidos. Acción Libre, con aplomo y fuerza. En el trote, la rodilla debe estar flexionada, y desde ahí se extenderá lo máximo posible toda la mano desde el hombro, con los corvejones bien flexionados, para conseguir así un levantamiento poderoso. Corvejones flexionados debajo del cuerpo con alzamientos rectos y poderosos.

Fotos: R. de la Rosa